Perito judicial social

El perito judicial social se encarga de estudiar de forma detallada las características laborales, socioeconómicas, familiares… del sujeto y de su entorno. El perito social judicial emplea sus conocimientos en todos estos ámbitos, de cara a un proceso judicial. El objetivo del perito judicial social es valorar los aspectos que pueden afectar al sujeto, para conocer el contexto del individuo y su evolución a lo largo del tiempo.

A la hora de realizar el informe, el perito judicial trabajo social realiza una investigación social a fondo, para conseguir información objetiva y precisa, a través de una investigación profunda sobre el problema.

Estos dictámenes periciales son independientes y objetivos, por lo que el peritaje social no debe ser influenciado por la parte contratante.  El dictamen pericial debe incluir la descripción de la persona y el estado en que se encuentra, así como las conclusiones del perito judicial social sobre el análisis realizado

Nuestros peritos judiciales sociales valoran los daños sociales, para localizar y encontrar los medios para paliar los perjuicios que pueda experimentar el bienestar social del individuo, grupo o comunidad a partir de cierto problema.

El peritaje social se centra en los procedimientos civiles y penales que existen en la actualidad. Según las bases jurídicas que marca la legislación española, los peritajes sociales abarcan los siguientes ámbitos: divorcios o separaciones, tutelas menores/adopción, discapacidad, accidentes laborales, accidentes de tráfico, deudas hipotecarias, violencia de género.

¿Necesitas un perito judicial social? No lo dudes y contáctanos.

Ver Casos de Éxito

Envíanos un Mensaje